Limpieza de sofás

Actualizado: feb 4

El sofá es el lugar preferido por todos: niños, adultos y, por supuesto, animales de compañía. Por eso, es también el lugar donde es fácil que la suciedad se acumule e incluso aparezca alguna mancha.


Ante este problema hay soluciones muy sencillas de llevar a cabo.

Los sofás se fabrican de muchos materiales pero uno de los más comunes es la tela. Para mantenerlos en buen estado, es importante conocer en profundidad los detalles sobre su limpieza.


Vinagre y bicarbonato

Si nuestro sofá no tiene funda, y por lo tanto, es imposible meterlo en la lavadora, tenemos la solución. Podemos limpiar la tapicería del sofá con productos naturales como el vinagre y el bicarbonato.


Para aplicarlo correctamente sigue los siguientes pasos:

  1. Llena un recipiente con un litro de agua templada y añade un vaso de vinagre y una cucharadita de bicarbonato.

  2. Disuelve los productos y humedece un paño limpio con el líquido resultante.

  3. Usa este paño humedecido para limpiar el sofá de tela. Es importante que se haga en movimientos circulares, especialmente en las zonas más sucias o donde existan manchas.

  4. Tienes que asegurarte de pasar el paño por toda la tapicería para que la solución actúe.

Es importante no verter el vinagre directamente en el sofá ya que la suciedad y las manchas no desaparecerán y encima quedará impregnado un fuerte olor a vinagre en el sofá.

Percarbonato de sodio

El percarbonato de sodio (o percarbonato sódico) es un compuesto derivado del carbono que limpia, desodoriza, descalcifica, blanquea, y remueve manchas de forma natural. Es un truco muy práctico si buscas limpiar un sofá de tela blanco, por sus propiedades blanqueadoras. A continuación, te mostramos los pasos a seguir:

  1. Llena un recipiente con un litro de agua templada y añade dos o tres cucharadas de este potente quitamanchas natural.

  2. Disuelve el percarbonato en el agua y humedece un paño limpio con el líquido resultante.